lunes, 7 de agosto de 2017

DE VERDAD LO RECUERDO

¿Que extraña tristeza?
Es como si mi cuerpo estuviera desgajándose,
es como arrastrarse hasta el cansancio,
es detener los días y las mañanas,
es desarmar todos los espacios,
¿Pero, que extraña melancolía?
es como pretender unir lineas paralelas,
es dejar en libertad su piel urbana,
es perderse en las despedidas y el deseo,
es atreverse a llorar mirando el horizonte,
es lamentarse por la ausencia de la sonrisa
que alumbraba su mirada en la mía.
Es detenerme en medio de esta pesadumbre
para amarlo en medio de la desnudes de sus manos
que despiertan el apetito.
PROPIEDAD PRIVADA DE MARÍAS DE LA MAR 2017
¿Que extraño desconsuelo?
Es desvelarse ya sin alucinaciones.
Es quedarse tranquila sin pensamientos,
libre de historias
y encuentros, 
sin tiempo en las manecillas del reloj.
Solo tengo una inmensa sensación de recogimiento,
de esos que saben  a recuerdos,
y ese acordarse de sus bordes pegados a las entrañas,
que me permite recapitular esos momentos de café
y complicidad que me dejan descansar sobre 
nubes y frases de esperanza.
Si, estoy ausente del vuelo de las mariposas
y veo su rostro,
el borde de sus brazos,
su cuerpo desnudo entre mis vértices,
y presiento que cuando sus ojos
me vean en la foto del recuerdo...
No se dará cuenta que hubo muchos días,
mas de los que algún día El pueda sospechar
con la despedida,
que lo ame hasta el cansancio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores